¿Dudas, consultas? Busca aquí

LOS OTROS "JESÚS": LOS MESÍAS OLVIDADOS EN LA HISTORIA

Muerte de Simón el Mago

Por Percy Taira


De Jesús de Nazaret se dice que fue un gran hombre de su tiempo, que curaba a los enfermos, que obraba milagros y que incluso era capaz de resucitar a los muertos. Pero eso no es todo, sino que se consideraba un profeta y se hacía llamar a sí mismo, el Hijo de Dios o el Mesías. Sin embargo, Jesús de Nazaret no fue el único que hacía o decía estas cosas, hubo muchas personas en su tiempo que obraban las mismas maravillas e incluso daban el mismo mensaje y en nombre del mismo Dios, profetas y sanadores, que incluso eran mucho más conocidos y mucho más populares en que el propio Jesús. 

En este post vamos a conocer a algunos de estos nombres, algunos de ellos vivieron en el mismo tiempo de Jesús y otros, se hicieron conocidos poco después de su muerte, pero todos ellos lograron tener miles de seguidores y sin embargo, sus nombres han quedado olvidados en la historia.


Apolonio de Tiana


Apolonio de Tiana nació en Turquía en la misma época que Jesús. Su nacimiento, al igual que este, fue anunciado a su madre por medio de un ángel. Apolonio fue un filósofo pagano que pedía el respeto por todos los dioses romanos. Su mensaje era un mensaje de paz y amor, y sus obras, eran tan increíbles como las que realizaba el Cristo. Daba comida a los hambrientos, tenía la capacidad de curar a los enfermos, exorcizar a los posesos y resucitar a los muertos.

Con respecto a esto último se dice que resucitó a la hija de un senador romano que había fallecido ocho días antes.

Su forma de vida era también muy curiosa para el época. Se dice que no comía carne pues esta "vuelve espeso el espíritu y lo hace impuro" y solo comía los alimentos que provenían de la tierra. También dejó de tomar vino pues consideraba que esta bebida era "contraria al equilibrio del espíritu, entorpeciendo la parte superior del alma". Renunció a vestir con ropa hecha de piel o pelo de animal, vistiéndose de lino, iba también descalzo.

Se sabe que tenía cientos de discípulos entre ellos, intelectuales griegos y persas, quienes lo consideraban casi como un Dios. Quizá la única diferencia Apolonio y Jesús a parte del paganismo, fue que éste se enfocaba más en la clase alta y adinerada mientras que Jesús se enfocó en los pobres. Se cree que vivió más de cien años.


Simón el mago

Otro de los hombres importantes en el siglo I, fue Simón el Mago. Nació en Samaria pero llegó a predicar en la ciudad de Roma. Fue tan importante en su época que incluso es mencionado en distintos textos cristianos, como en los Hechos de los apóstoles. Allí se dice lo siguiente:

"Pero había allí un hombre llamado Simón, que antes había practicado la brujería y que había engañado a la gente de Samaria haciéndose pasar por una persona importante. Todos, desde el más pequeño hasta el más grande, lo escuchaban atentamente y decían: "Este es a quien llaman 'el gran poder de Dios'.
Y le hacían caso, porque con su brujería los había engañado durante mucho tiempo". (Hechos 8; 9-11)

La manera cómo Simón es tratado en la Biblia o por los apóstoles de Jesús, muestra claramente que fue un hombre tan o más importante que el propio Jesús, es decir, un verdadero rival en cuanto a seguidores, milagros y mensaje.

Se sabe que Simón logró tener muchos seguidores quienes creían que él era el Mesías, sin embargo este aclaró que Dios tenía dos reencarnaciones vivas, un mesías hombre y una mesías mujer. Simón afirmaba ser la potencia de Dios o el Dios hombre, mientras que el pensamiento de Dios, estaba en una mujer, una mujer de nombre Elena, que Simón había encontrado en un prostíbulo. Ella simbolizaba el pecado, la redención y el perdón de Dios.

Simón tenía muchos seguidores sin embargo, pudo notar el creciente aumento del cristianismo y se convirtió en uno de sus seguidores. Se dice que cuando murió Jesús, Simón se topó con Pedro, quien se encontraba haciendo la imposición de manos a un grupo de personas, Simón quedó sorprendido al ver cómo el espíritu santo obraba en esas personas y le ofreció dinero a Pedro para que le diera a él ese poder. Pedro al escuchar esto se ofendió y le señaló que era imposible comprar los dones de Dios. De allí viene la palabra "simonía", que significa la compra o venta deliberada de cosas espirituales.

"Simón, al ver que el Espíritu Santo venía cuando los apóstoles imponían lasmanos a la gente, les ofreció dinero, y les dijo:
- Denme también a mí ese poder, para que aquel a quien yo le impona las manos reciba igualmente el Espíritu Santo.
Entonces Pedro le contestó:
- ¡Que tu dinero se condene contigo, porque has pensado comprar con dinero lo que es un don de Dios!" (Hechos 8;18-20)

En el texto apócrifo de los Hechos de Pedro, escrito en el Siglo II. Simón le dice a Pedro que es más poderoso que el propio Jesús. Para probarlo, le dice que ascenderá a los cielos tal y como lo hizo Jesús, según el libro, Simón comenzó a levitar, y lo hizo a gran altura, fue entonces que Pedro rezó y le pidió a Jesús que le impidiese levitar y entonces Simón se detuvo en aire y cayó al suelo bruscamente rompiéndose una pierna. Entonces los presentes reconocieron su mentira y lo apedrearon y luego se fueron y constataron que Jesús era más poderos que Simón.

Simón tuvo grandes seguidores en Siria, Egipto y Roma. Incluso se creó un movimiento llamado simonianismo, que consideraban a Simón como un Dios. Se dice incluso que el emperador romano Claudio había construido una estatua de Simón, llamándole, Simón el Dios. Sin embargo, cuando Constantino decretó al cristianismo como la religión oficial del Imperio, los seguidores de Simón fueron perseguidos y eliminados y su nombre fue perdiendo importancia dentro de la historia.


Simón bar Kokhba

Moneda durante el principado de Simón bar Kokhba

En la época de Jesús, muchos judíos consideraban que el Mesías debía ser un líder guerrero que liberaría a Jerusalén del domino romano. Por ello cuando Jesús llegó con su mensaje de paz y hablando de un reino que no era en la tierra y que prácticamente no buscaba una lucha directa con el Imperio invasor (denle al César lo que es del César), la gran mayoría de judíos no creyó que este fuera el verdadero Mesías.

Sin embargo, para muchos judíos este llegó en el año 132. Su nombre era Simón bar Kokhba, y fue un gran líder militar que lideró una rebelión llamada la Rebelión de Bar Kojba contra el Imperio romano, estableciendo un estado judío independiente que dirigió durante tres años como Nasi ('Príncipe'), hasta ser derrotado por los romanos en 135. Reprimida la rebelión, Bar Kojba murió en el asalto final a la fortaleza de Betar.

Con estos logros militares, Bar Kokhba, fue mucho más importante para los judíos de lo que pudiera ser Jesús en su época. Fue el verdadero descendiente del rey de David. El Rey, el Mesías que el pueblo de Israel esperaba. Evidentemente, el hijo de un carpintero, no podía ser más que él.


Sin embargo, como en todos los casos revisados fue justamente este carpintero, quien destacó en la historia, fue este hombre quien convenció a  doce hombres para que dejarán la vida que llevaban y le siguieran y, luego de su muerte, de alguna forma, los motivó para que recorrieran el mundo conocido para transmitir su palabra y hacer de su movimiento una de las grandes religiones de nuestro tiempo.

EXPEDIENTE OCULTO #11 - MISTERIOS DE LA NAVIDAD